El blog de naranjaslola

Noticias, novedades, consejos, recetas

Naranjas Lola en el Encuentro “Soluciones TIC para PYMEs”

Federico Aparici, fundador de NaranjasLola.com, estará el miércoles 28 de abril en el segundo Encuentro Soluciones TICs para Pymes, que se celebrará en la Feria de Valladolid.

Cullera, 27 de abril de 2010

Dentro del marco del II Encuentro Soluciones TICs (tecnología de la Información y la Comunicación) para Pymes, organizado por la Agencia de Inversiones y Servicios de Castilla y León y la Junta de Castilla y León, tendrá lugar la conferencia del fundador de NaranjasLola.com, Federico Aparici, en la que compartirá su experiencia en el uso de las tecnologías para revitalizar un negocio familiar en los albores de Internet en España.

Federico Aparici y su mujer, Lola, crearon hace más de doce años la marca NaranjasLola.com para vender sus naranjas directamente al consumidor a través de internet, convirtiéndose en pioneros de la venta de productos agrícolas en la red y de la desintermediación de productos del campo.

La calidad del producto, considerado excepcional por los mejores chefs y expertos españoles, unida a un trato al cliente cercano y directo han llevado a NaranjasLola.com a ser considerada un referente nacional, tanto a nivel gastronómico como empresarial. Y todo ello, gracias a Internet y al haber adaptado de manera tan temprana el uso de nuevas tecnologías
Actualmente, NaranjasLola.com sirve sus naranjas y otros cítricos a miles de familias de toda España, así como a los más importantes cocineros y restauradores de nuestro país, como Ferran Adrià, Martín Berasategui, Andoni Aduriz o Santi Santamaría entre otros que, año tras año, depositan su confianza en la calidad de Naranjas Lola.

Estos días, NaranjasLola.com se encuentra finalizando su temporada de cítricos. Como cada año, ha puesto a disposición de sus clientes miles de kilos de naranjas (tanto de zumo como de mesa), mandarinas-clementinas, limones, pomelos y naranjas sanguinas.

NaranjasLola.com produce una naranja de más de un kilo y medio

Una naranja de 1,600 gramos ha aparecido en el cultivo que la familia Aparici, que comercializan sus cítricos a través de internet bajo el nombre de NaranjasLola.com, tiene en la localidad valenciana de Cullera. La naranja, de tamaño ocho veces mayor de lo habitual en este tipo de fruta, ha sido recibida por sus productores como una simpática anécdota, pero también como “una recompensa al cuidado que depositamos en cultivar nuestras naranjas”.

Cullera, 19 de enero de 2010

La familia Aparici, productores de naranjas con más de tres generaciones de historia, se sorprendieron al encontrar una naranja que crecía a un ritmo mucho mayor de lo habitual. Aunque en NaranjasLola.com se pone todo el cuidado posible para cultivar naranjas que aúnen un tamaño apropiado y, sobre todo, el sabor característico de las naranjas que NaranjasLola.com lleva vendiendo desde hace más de una década, una naranja que crezca hasta pesar más de un kilo y medio es una anomalía que no puede ser explicada.

El peso medio de una naranja de mesa es de unos 200 gramos. En contadas ocasiones, se han encontrado naranjas de hasta medio kilo, pero una naranja de tal envergadura como la recolectada este fin de semana es algo absolutamente excepcional.
Federico Aparici y su mujer, Lola, crearon hace más de diez años la marca NaranjasLola.com para vender sus naranjas directamente al consumidor a través de internet, convirtiéndose en pioneros de la venta de productos agrícolas en la red y de la desintermediación de productos del campo. Ni en todos estos años ni en todo el tiempo que la familia lleva dedicándose al cultivo de naranjas habían cosechado una naranja de ese tamaño.

Actualmente, NaranjasLola.com sirve sus naranjas y otros cítricos a miles de familia de toda España, así como a los más importantes cocineros y restauradores de nuestro país, como Ferran Adrià, Martín Berasategui, Andoni Aduriz o Santi Santamaría entre otros que, año tras año, depositan su confianza en la calidad de Naranjas Lola.

Estos días, NaranjasLola.com se encuentra en plena temporada de cítricos. Como cada año, pone a disposición de sus clientes naranjas (tanto de zumo como de mesa), mandarinas-clementinas, limones, pomelos y naranjas sanguinas.

Vitaminas por Internet

“Del arbol a la mesa en 24 horas”: una idea sencilla que convierte a la valenciana Naranjas Lola en el primer distribuidor español de fruta en la red. (Publicado en la revista Emprendedores)

Con un nombre tan español como Lola y un producto tan nacional como las naranjas, Naranjas Lola se ha convierten en una marca de referencia en Internet. La calidad de su producto, recién arrancado del árbol, y una política comercial audaz constituyen el secreto de su éxito.

“Llevaba 40 años vendiendo al por mayor y aquello era una ruina. No se sacaba lo suficiente. Aunque al consumidor le llegue caro, al agricultor le queda el 5% de lo que aquel paga. Por eso nos planteamos crear una tienda de nuestros productos que estuviese abierta las 24 horas y el único medio que nos lo permitía era Internet”. Federico Aparici recuerda de esta manera la fundación de Naranjaslola.com en 1996. Un modelo de negocio que hace que disfrute de un margen comercial de en torno al 20% (muy superior al 5% del agricultor clásico).

La idea fue de su hijo Juan, que por aquel entonces tenía 16 años: “Creó una página web casera y la alojamos en un servidor por el que pagábamos unas 30.000 pesetas, pero aquello fue un fiasco. No entraba nadie”. Frente a esa situación, Aparici optó por una f órmula comercial agresiva para superar la principal barrera: la desconfianza hacia los medios de pagos electrónicos. “Así que dijimos: ‘nos la jugamos'”, y eso fue lo que hicimos: apostamos por el lema comercial Cómpralas, pruébalas y si te gustan, las pagas. Era una forma arriesgada de hacer negocio, pero la única manera de inspirar confianza”, añade.

RECOGER LOS FRUTOS
El reto funcionó, aunque Aparici reconoce que si volviese a empezar, no optaría por una técnica comercial que les ha supuesto un 10% de impagados. Afortunadamente, poco a poco, el negocio se fue conociendo y empezaron a llegarles más y más pedidos a través de la web.

“Cuando creamos la web, envié unas 8.000 cartas a los mejores hoteles y restaurantes explicándoles lo que hacíamos, cuál era nuestro sistema de venta y la ventaja de tener naranjas en menos de 24 horas desde su recogida… No contestó casi ninguno. Resultaba frustrante. Aunque los que lo probaron fueron diciéndoselo a otros y así, con el boca a boca, se fue extendiendo”.

Hoy cuenta entre sus clientes habituales con algunos de los restaurantes más famosos del país, como El Bulli, de Ferrán Adriá; el Raco de Can Fabes, de Santi Santamaría; el Kursaal, de Martín Berasategui; el Chaflán, de Juan Pablo Felipe; el Cenador o El Viridiana, y algunos clientes tan ilustres como la Familia Real española.

“Una vez recibí un email desde la Casa Real porque querían conocer el producto. Desde entonces siguen haciendo pedidos de vez en cuando”. También reciben pedidos de Europa, sobre todo de Francia, Alemania e Inglaterra, a los que también sirven en 24 horas, pero en este caso por avión y con el pago por adelantado: “No es posible hacerlo de la otra forma porque el coste de enviar el producto es demasiado elevado”.

Sectores tradicionales, sectores innovadores: alimentación saludable

Publicado por Infonomía.

La revista online Infonomía, dedicada a la innovación empresarial, dedicó en su número 64 un extenso artículo sobre cómo el sector ganadero y agroalimentario se ha adaptado a las nuevas tecnologías. En este repaso no podía faltar Naranjas Lola, pionero en la venta de productos naturales a través de internet.

“Con su lema «Del árbol a su mesa en 24 horas», se han especializado en producción de naranjas de gama alta. Les compran los mejores restaurantes del país y clientes ilustres.”

Puede leer el artículo original en la web Infonomía AQUÍ.

Naranjas Lola: Una empresa familiar agrícola puede ser rentable

Publicado en el diario Público

Un buen día de 1998, Federico Aparici decidió dejar de vender las naranjas de su huerto de Cullera a los mayoristas y otros intermediarios: “Teniendo buen material, no me daba la gana de no ganar un duro”. Los beneficios eran cero, por lo que tenía que completar sus ingresos con otros trabajos puntuales, normalmente para otros agricultores con cultivos más extensos. Pero Aparici no abandonó su parcela para dedicarse al turismo o a la construcción como ha hecho, asegura, gran parte de los agricultores de la localidad. Lo que hizo fue buscar la manera de vender su mercancía directamente al cliente.

En busca del consumidor final
A finales de la década de los noventa, Internet era todavía una tecnología muy lejana para la mayoría de la población. Así que, a pesar de que su hijo Juan insistió en crear ya en ese momento una página web y una dirección electrónica, el método elegido fue el del correo postal: “Enviamos 8.000 cartas a tiendas, restaurantes y bares de toda España”. ¿El resultado? “Un desastre, contestaron 20. Esa temporada todavía vendimos el 95% de las naranjas a través de los intermediarios”, explica.
Naranjas Lola era y es una empresa estrictamente familiar: la mujer de Federico se llama Lola Colomar y desde que los pedidos subieron se dedica a la administración; los dos hijos de la pareja, Federico y Juan, ayudan a sus padres en la gestión de la página web y la recogida de los cítricos. Ahora, todos están contentos con la aventura pero ante los pobres resultados de la estrategia en aquel 1998, “todos nos planteamos si esto de verdad iba a funcionar”, cuenta Lola. Todos, menos Federico.

Y eso que los cuatro años siguientes fueron sólo un poco mejores. Funcionó el boca-oreja, pero la clientela todavía no estaba lista para la herramienta que marcaría el futuro de Naranjas Lola: Internet. La revolución de las ventas llegó en 2002. Entonces, la empresa ganó 4.000 euros a través de la venta directa gracias a la página web. Desde entonces, los beneficios han subido año a año para situarse en los 19.800 euros de la última temporada.

Federico insiste en que la base del éxito es la seriedad a la hora de cumplir los plazos de entrega prometidos: “Las naranjas llegan un día después de hacer el pedido. Y se recogen del árbol el mismo día en que el cliente las pide”. Del árbol a su mesa en 24 horas, como reza el lema de la empresa. No hay límites geográficos: una caja de 15 kilos de naranjas cuesta 32 euros y llega a cualquier lugar de España sujeta a los mismos plazos. El coste sube si el pedido se realiza desde el resto de Europa, aunque el compromiso de puntualidad es el mismo.

De noviembre a mayo
Naranjas Lola tiene dos sedes: la casa de la familia en Cullera, donde está el ordenador y el teléfono fijo, y un pequeño almacén junto al huerto. Cuando llega un pedido, Federico llama al móvil a uno de sus hijos, el que se encuentre en la parcela. Allí se apunta la cantidad y el destino. Y se recoge la mercancía. Eso sí: la cosecha y, por lo tanto, la venta, es de noviembre a mayo. La empresa todavía no ha recibido el certificado de agricultura ecológica pero aplica cuidadosamente los principios de esta técnica: nada de productos químicos a la huerta y la fruta, sólo en temporada.

Comer bien, comer sano

Publicado en el blog iei!.

En el blog iei! comenzaron la serie de entradas llamadas Comer bien, comer sano hablando de Naranjas Lola. En el texto, se le da especial importancia al sevicio y a la posibilidad de pedir cajas combinadas de todos los productos ofrecidos por Naranjas Lola: naranjas, limones, pomelos, mandarinas y naranjas sanguinas.

“Cada día desayuno un fantástico zumo de naranja. Un zumo que exprimo de unas maravillosas naranjas, las mismas con las que los Príncipes de Asturias desayunan, o que sirven Ferran Adriá y Martín Berasategui en sus restaurantes, por citar algunos. Y no son más caras que si las compras en el super, pero sí son infinitamente mejores. Se trata de una empresa valenciana que apostó por la calidad y el trato directo. Naranjas Lola.”

Pueden leer el artículo original en el blog iei! AQUÍ.